Actividad en curso en el cráter central del Etna.



En las últimas semanas, la actividad estromboliana en el interior del cráter de Voragine, uno de los cuatro cráteres de la cumbre del Etna, duró sin cambios relevantes.
La actividad se refleja en sus intensas explosiones y frecuencia variable, con expulsiones de lava al rojo incandescente bastante grandes a veces acompañados de pequeñas cantidades de ceniza volcánica, en algunos casos, los trozos se han lanzado más de 10 metros por encima del borde del cráter.

Desde ayer por la tarde, la actividad eruptiva en el cráter Voragine se ha intensificado.